¡Sumérgete en chocolate!

En los centros de aguas termales el chocolate es utilizado en numerosos tratamientos cutáneos y capilares. Podemos beneficiarnos de sus propiedades a través de la ingesta del propio cacao o de procedimientos estéticos.

¿Se puede comer chocolate dentro de una dieta equilibrada? ¿Qué cantidad es la recomendable? Existen opiniones muy distintas sobre el consumo de chocolate, pero sus cualidades al aplicarlo de forma tópica están comprobadas. Si te encanta este rico alimento, ahora te gustará mucho más, porque te puede ayudar a lucir una piel más bonita, y además afecta positivamente a tu estado de ánimo. Todo gracias a su alto contenido en antioxidantes, polifenoles, minerales y vitaminas.

Los tratamientos estéticos de chocolaterapia utilizan cacao 100%, diferente al chocolate que ingerimos, ya que no contiene nada de leche ni azúcares añadidos. La técnica más utilizada se da en forma de masaje, con una primera capa muy fina de este elemento previamente fundido, y una segunda de crema a base de cacao. Pero también puedes encontrar otros tratamientos como mascarillas faciales o baños de chocolate.

Una de sus principales propiedades sobre la salud es que mejora la circulación sanguínea y linfática, lo que produce una sensación relajante y de bienestar. El aroma también es muy importante: estimula la producción de endorfinas y aumenta la energía y el buen humor, a la vez que reduce el estrés.

Pero además de bienestar y salud, ganarás en belleza. El chocolate cosmético se utiliza en diversos tratamientos para mejorar la hidratación y la nutrición de la piel, para conseguir un efecto drenante o frenar la celulitis. Y no nos olvidemos de sus beneficios en el cabello, puedes disfrutar de masajes capilares que hidratan y restauran las cutículas, generalmente a través de la aplicación de una mezcla de keratina y chocolate.

En definitiva, podemos afirmar que el chocolate es un recurso cosmético para todo. Con estos tratamientos, lucirás una melena más fuerte, y tu piel ganará hidratación, firmeza y elasticidad. ¡Prueba ya la chocolaterapia!

ACCESO PERSONAL