Consejos para cuidar tu piel en verano

Las vacaciones de verano están para desconectar y relajar cuerpo y mente, pero no olvides que durante estos meses te encuentras expuesta a las agresiones del sol, el calor, los cambios de temperatura y el aire acondicionado. Te contamos cómo hacer frente a estos riesgos para la salud de tu piel:

Comenzamos por la protección solar. En primer lugar, ten en cuenta tu tipo de piel para escoger el producto que mejor te proteja de los rayos del sol. ¿Y cuándo debe aplicarse? La respuesta es siempre, o al menos siempre que el sol esté fuera, ya sea durante las horas centrales del día o a las 6 de la tarde. Incluso si está nublado, el 80% de los rayos solares dañinos pueden atravesar la capa de nubes y penetrar en tu piel.

Por otra parte, la protección solar es necesaria en la playa y la piscina, pero también para hacer deporte al aire libre o al recorrer trayectos a pie, por muy cortos que sean. En cuanto a los productos resistentes al agua, es importante saber que la mayoría de las veces la protección no dura más de media hora sobre la piel mojada, por lo que debes aplicar una nueva capa tras cada baño. 

Una correcta hidratación también se hace visible en la salud y la belleza de tu piel. Recuerda mantener tu cuerpo hidratado por fuera y por dentro, aplicando cremas hidratantes y bebiendo dos litros de agua al día. El aporte diario que necesitas no solo proviene de los líquidos, hay alimentos sólidos como las frutas y las verduras que son muy ricos en agua. Este verano apuesta por una dieta rica en estos dos grupos de alimentos, que además de mantenerte hidratada, te aportarán fibra y nutrientes esenciales. Y si sufres de sequedad en el cutis, no lo dudes y acude a un centro profesional donde te asesoren sobre los mejores tratamientos para ti. 

Y para un bronceado bonito y saludable, prepara tu piel antes de exponerte al sol. Aplica un producto exfoliante que acabe con las células muertas de las capas exteriores, date una ducha de agua fría para activar la circulación y acaba con una crema hidratante. Después, es el momento de aplicar protección solar, ¡y a disfrutar del verano! 

ACCESO PERSONAL