Mímate… por dentro y por fuera

Sigue estos 9 sencillos consejos  y notaras los efectos positivos en tu cuerpo y en tu mente.

– Sigue una limpieza facial diaria. En otras ocasiones os hemos indicado los pasos a seguir para establecer una rutina diaria de limpieza y cuidado del rostro y lucir una piel resplandeciente cada día.

– No olvides exfoliar todo tu cuerpo, es un paso muy importante de tu rutina de belleza, para eliminar las células muertas e impurezas y así, lucir una piel radiante y bonita. Lo ideal es realizarla semanal o quincenalmente, porque si la realizas más a amenudo puedes secar y escamar tu piel. Puedes realizarla en casa o acudir a un centro de belleza especializado. Si eres constante, en poco tiempo observarás cómo tu piel cambia, luce espléndida y sin imperfecciones.

– Bebe zumos, agua, infusiones, liquido y más líquido para expulsar las impurezas e hidratarte correctamente. El cuerpo pierde cada día una gran cantidad de agua, ésta pérdida de agua corporal se debe volver a compensar, así se evitará la deshidratación del organismo, que puede afectar tu rendimiento físico y mental.

– Ponte una mascarilla adecuada a tu tipo de piel. En función de tu tipo de piel, ya sea joven o madura,seca, mixta o grasa, sensible al frio o al calos, necesitarás una máscarilla específica hidratante, purificante, calmante, efecto flash… Elige la que tu pìel necesita.¡No lo olvides!

– Ese ratito de ejercicio al día que no falte. Dedica al menos 30 minutos diarios a mover tu cuerpo, gimnasio, paseo, piscina, bicicleta, etc. las opciones son infinitas para combatir el sedentarismo y todas sus consecuencias nocivas.

– Tu perfume es tu toque personal, dice muchas cosas de ti, de tus gusto, de tu estado de ánimo y de la huella sensorial que quieres dejar en los que te rodean. Rocíalo en cuello y muñecas cada mañana.

– Date un masaje en cuerpo y rostro habitualmente y aprovéchate de sus beneficios corporales y emocionales. Nos es necesario sufrir una dolencio para ponerte en manos de un quiromasajista. La relajación y el equilibrio que proporcionan los masajes previenen dolencias graves, estrés y depresiones. Un masaje es una inversión en tu propio bienestar presente y futuro.

– Momento relax: date un baño con tus sales minerales preferidas. Algo tan simple como una bañera con agua templaza, espuma y sales minerales con aromas sugerentes y evocadores, puede proporcionarte tu ratito merecido de desconexión.

– Duerme al menos 7 horas diarias,tu piel te lo agradecerá.

ACCESO PERSONAL