Este nuevo curso, más guapa

Sí, ha sido un verano fabuloso… Has disfrutado de la playa como no lo hacías desde que eras una niña, has dejado el deporte de un lado y has comido y bebido sin estar pendiente de la báscula. Pero, ¿ahora qué? La vuelta de las vacaciones nos devuelve a la realidad de un plumazo y nuestro cuerpo debe estar preparado para su nuevo día a día.

 

El efecto secundario más visible que probablemente haya dejado el verano en ti empieza por la cabeza. ¿Notas estos días el pelo mucho más seco, apagado y fosco? Tranquila, no eres la única… El sol, el mar, la arena y el cloro resecan muchísimo más de lo que piensas tu cabello y ellos son las grandes culpables de que sólo te atrevas a salir con coleta. Las abuelas ya sabían todos los trucos y lo tenían claro: en septiembre, nada como un saneamiento capilar. Para unas bastará sólo con cortarse las puntas, mientras que otras tendrán que someterse a tratamientos intensivos de rehidratación (con keratina, colágeno, bótox…) si quieren recuperar algo del brillo perdido de su melena.

 

Nuestro rostro también ha sufrido los excesos del verano y, si no te lo crees, coge un espejo con un buen aumento y trata de contar las manchitas nuevas que te ves en la cara. El poder del sol para acelerar el envejecimiento de la piel y crear manchas resulta tan alarmante que justo ahora es el momento de intentar ponerle freno. Nuestra propuesta comienza con una buena exfoliación (realizada con algún producto con ácido glicólico) y sigue después con el uso de mascarillas y cremas regeneradoras y revitalizantes que aporten un extra de hidratación y luminosidad a una piel apagada.

 

Y, si seguimos bajando, nuestro cuerpo seguramente necesitará eliminar las células muertas que quedan tras un verano de exposición al sol y recuperar parte de la elasticidad que hemos perdido. Para ello, nada mejor que un buen tratamiento exfoliante completo, usar regularmente un jabón de ducha con un Ph similar al de tu piel e intensificar por unos días el uso de cremas hidratantes.

 

Y un último consejo: si te sientes un poco hinchada por los excesos de estos días no dudes en sumarte a una dieta detox exprés y retomar de nuevo sanas costumbres como ir al gimnasio. Un pequeño esfuerzo para volver a sentirte radiante bien merece la pena, ¿no?

ACCESO PERSONAL