Besa en rojo

Anaranjados, malvas, frambuesas, granates, magentas, bermellones… El adjetivo lo eliges tú, pero que sean rojos, eso sí. El rojo es un color que, como ya decía Valentino, favorece a todas las mujeres. Este 2015 los labios vuelven a ser rojos, aunque hoy te enseñaremos dos claves: cuál es el tono que va más contigo y cómo debes pintarlos para conseguir un perfecto acabado.

 

El rojo más contundente y saturado favorece muchísimo a las rubias de facciones suaves, ya que supone el perfecto contrapunto arriesgado a su estilo. Bien pintados, los labios con extrasaturación de color son maravillosos, aunque exigen dos requisitos imprescindibles: dejar el maquillaje de los ojos en un discretísimo segundo plano y saber pintarlos extremadamente bien.

El puntito de oscuridad del borgoña, el rojo sangre o el burdeos es la apuesta más novedosa de esta temporada. Recuerda que sólo son aptos para los labios más gruesos, ya que tienen a crear un efecto óptico por el que parecerán de menor tamaño. Asimismo, favorecen también a las pieles más claras, ya que sobre una tez morena pueden producir una sensación de rudeza para nada deseada. Aunque sus posibilidades son amplísimas, mejor decídete por un maquillaje neutro y luminoso sin demasiados excesos.

Los rojos más anaranjados combinan a la perfección con las pieles claras y el cabello rubio o castaño claro. Las nuevas tendencias nos dicen que apostemos por ellos en su versión más mate y que cuidemos al milímetro la definición que le damos al contorno. ¡Y un detalle importantísimo! Si tienes los dientes un poco amarillos olvídate radicalmente de este color, ya que no haría más que potenciar el efecto.

Las morenas son las ganadoras absolutas cuando se trata de pintar los labios en rojos más fresas. Son tonos perfectos para iniciarse en el mundo del rouge y proporcionan un aspecto más casual y juvenil.

Pintar los labios rojos requiere extremar los cuidados de nuestra boca. Especialmente en invierno, es importante tener los labios bien exfoliados para que no nos queden esas antiestéticas pieles muertas que pueden hacer de nuestro maquillaje un auténtico desastre. Para exfoliarlos, basta con pasar un cepillo de dientes seco por nuestros labios haciendo pequeños movimientos circulares y, a continuación, hidratarlos en profundidad con un bálsamo bien concentrado.

Y es que la hidratación es el otro factos clave para conseguir un acabado rouge perfecto. Es importante que el labio se encuentre en una condición óptima antes de aplicar el color, ya que si no se conseguirá un indeseable efecto agrietado. Para aplicar el color, mejor siempre con pincel y empezando a pintar en la parte central del labio y, de ahí, a las comisuras.

El acabado lo dejamos a tu elección. Si quieres lucir como una estrella de los años 50 aplica un gloss que dé brillo sin límites. Si prefieres apostar por un look más rockero y moderno, siempre mate.

¡Y a besar!

ACCESO PERSONAL